7 razones por las que el azúcar es dañina para la salud

El azúcar agregado (procesado) es el ingrediente mas nocivo en la dieta moderna. Puede tener efectos dañinos sobre el metabolismo y contribuir a todo tipo de enfermedades incluyendo la diabetes. Además se ha comprobado que el azúcar es adictiva de la misma manera que lo son las drogas.

Aquí hay 7 razones por las qué usted debe eliminar (o al menos reducir) el azúcar procesado de su dieta, sea diabético o no para evitar problemas de salud:

1- El azúcar agragado no contiene nutrientes esenciales

Es probable que hay escuchado esto un montón de veces, pero no esta de mas repetirlo. Los azúcares agregados (como la sacarosa y el jarabe de maíz con elevados niveles de fructosa) están repletos de calorías sin ninguno de los nutrientes esenciales. Proporcionan calorías vacías.

En el azúcar no hay realmente vitaminas, minerales, proteínas o grasas esenciales. Cuando la gente consume el 20% o mas de azúcar en calorías, esto puede convertirse en un dilema y de seguro que puede provocar una deficiencias de importantes nutrientes.

2-  El azúcar agregado tiene niveles altísimos de fructosa, lo que va a recargar su hígado

Para que comprenda que tan dañina es el azúcar añadida, precisa comprender de lo que esta compuesta. Antes de que el azúcar entra al torrente sanguíneo directamente desde el tracto digestivo, se descompone en dos tipos de azúcares simples; la glucosa y la fructosa.

• La glucosa se encuentra en cada célula viva en el universo. Si no la obtenemos de los alimentos, nuestro cuerpo la produce.
• La fructosa es distinta. Nuestro cuerpo la produce en cantidades pequeñas y no hay necesidad fisiológica para ello.

Lo que sucede con la fructosa es que sólo puede ser metabolizada por el hígado en cantidades muy reducidas. Esto no es un problema si comemos un poco, por ejemplo el azúcar de la fruta o al terminar una rutina de ejercicio. En esta situacion, la fructosa se convierte en glucógeno y se almacena en el hígado hasta que el organismo la necesite.

Por otra parte, si el hígado está repleto de glucógeno, comer una gran cantidad de fructosa lo sobrecarga, obligándole a convertir la fructosa en grasa.

Al comer continuamente grandes cantidades de azúcar, este proceso puede provocar el síndrome de hígado graso y una variedad de consecuencias de salud.

Tenga en cuenta que todo esto no se aplica a la fruta. Es casi imposible consumir excesiva cantidad de fructosa con la ingesta de fruta.

También se dan variantes individuales dependiendo de cada persona. Los individuos con buena salud y los que se mantienen efectuando actividad física constante pueden tolerar más azúcar que las personas sedentarias que incluyen en su dieta grandes cantidades de carbohidratos y calorías.

3- La sobrecarga del hígado con fructosa puede provocar la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico

Cuando la fructosa pasa a convertirse en grasa en el hígado, se expulsa del cuerpo en forma de partículas de colesterol VLDL. Sin embargo, no toda la grasa sale del organismo, algunas puede quedarse estancadas en el hígado. Esto podría causar el desarrollo de la enfermedad hepática del hígado graso no alcohólico, un dilema que en la actualidad va en aumento y está notoriamente unido a las enfermedades metabólicas

Variedad de investigaciones han corroborado que los individuos con hígado graso ingieren el triple de fructuosa que la persona promedio.

4- Demasiada ingesta de azúcar puede provocar resistencia a la insulina, el preludio hacia el síndrome metabólico y la diabetes

La insulina es una hormona que juega un papel importantísimo en el organismo. Posibilita la entrada de la glucosa en las células del torrente sanguíneo y le informa a las células que empiecen a quemar la glucosa en lugar de grasa.

Tener demasiada glucosa en la sangre es extremadamente tóxico y uno de los principales motivos de las complicaciones de la diabetes, como problemas de visión y presión arterial alta.

Una característica de la disfunción metabólica es que la insulina deja de funcionar como debería. Las células se ponen resistentes a ella. Esto también se conoce como resistencia a la insulina, que es la causa principal de muchas enfermedades incluyendo el síndrome metabólico, la obesidad, la enfermedad cardiovascular y especialmente la diabetes de tipo II.

Muchos estudios muestran que el consumo de azúcar está asociado con resistencia a la insulina, especialmente cuando se consume en grandes cantidades.

5- La resistencia a la insulina va a progresar a diabetes tipo II

Cuando nuestras células se hacen resistentes a los efectos de la insulina, las células beta en el páncreas por fuerza deben trabajar mas. Este hecho forma un dilema peligroso ya que los azúcares sanguíneos demasiado elevados de forma crónica pueden causar daño de consideración.

A medida que la resistencia a la insulina va empeorando paulatinamente, el páncreas no puede mantenerse al día con la inasequible demanda de producir suficiente insulina para mantener bajos los niveles de azúcar en la sangre.

En esta etapa, es cuando los niveles de azúcar en la sangre se desenfrenan y esto da lugar al diagnóstico de la diabetes tipo II. Teniendo en cuenta que el azúcar puede causar resistencia a la insulina, no es sorprendente ver que las personas que consumen bebidas azucaradas tienen hasta un riesgo 83% mayor de diabetes tipo II .

6. El azúcar puede provocar Cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y se caracteriza por el crecimiento incontrolado y la multiplicación de las células. La insulina es una de las hormonas esenciales en la regulación de esta clase de crecimiento.

Por dicha razón, numerosos científicos han concluido que tener los niveles de insulina constantemente elevados (una consecuencia del consumo de azúcar) puede contribuir al cáncer.

Además, los problemas metabólicos asociados con el consumo de azúcar, es que es un conductor conocido de las inflamaciónes, otra causa potencial de cáncer. Variadas investigaciones han demostrado que las personas que consumen una gran cantidad de azúcar están mas propensas a contraer cáncer.

7. Debido a sus efectos sobre las hormonas y el cerebro, el azúcar tiene efectos únicos promotores de la gordura

La glucosa suprime el hambre y la hormona grelina estimula la leptina, que suprime el apetito. Sin embargo, la fructosa no tiene ningún efecto sobre la grelina e interfiere con la comunicación de su cerebro con la leptina, lo que resulta en la ingesta excesiva de alimentos.

El eliminar el azúcar agregado de su dieta no significa que se tenga que privar de los alimentos dulces. Usted puede remplazarlo con alternativas saludables de endulzantes naturales no procesados. Por ejemplo el azúcar de palma de coco, que tiene 35 de índice glucémico y la Estevia con 0 (cero) índice glucémico.